¿Endulzamos la vida? Siiiiii - Escuela Amable
20453
post-template-default,single,single-post,postid-20453,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_leftright,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.5,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

¿Endulzamos la vida? Siiiiii

Definitivamente el sabor DULCE es el más importante y el más necesario en todas las etapas de la vida y especialmente en los dos primeros años.

¿Estás pensando en el azúcar? ¿Estás queriendo decir que le tenemos que dar azúcar?

Si estas preguntas están pasando por tu mente es porque tu, como mucha gente confunde algo y es que el SABOR DULCE no es sinónimo de AZÚCAR.

Entonces ¿De qué estamos hablando?

Cómo nos hace sentir el sabor dulce

Desde que nacemos el primer alimento que recibimos es la leche materna o bien un alimento similar. ¿La has probado alguna vez? Es un alimento dulce, que reconforta, nutre, y en los primeros meses de la vida nos acompaña.

Más allá de lo que es el sabor, la capacidad nutritiva es tan grande como para ser el único alimento que tomamos durante los primeros 6-8 meses de vida.

Cuando nos encontramos bajitos emocionalmente hablando o con poca energía lo que buscamos es un alimento que nos reconforte, ¿verdad? y eso nos lo va a dar un dulce!

¿Que nos aporta en el aspecto nutritivo y por qué lo echamos tanto en falta?

Donde está ese sabor dulce también hay lo que llamamos hidratos de carbono, fuentes de glucosa indispensable para el funcionamiento del cuerpo. Necesario para nuestro cerebro, para disponer de energía de buena calidad durante un largo espacio de tiempo, para desarrollar las funciones vitales.

¿Qué nos pasa cuando nos falta esa glucosa? además de que nos puede dar una hipoglucemia grave y severa, sino es algo muy muy exagerado es muy probable que lo que nos pase sea cansancio y enfados que no entendemos a qué se deben.

¿Cuántas “rabietas” se estarán produciendo por los picos de glucosa en los más pequeños?

Si observas los menús infantiles en general podemos encontrar:

➜Frutas que van a aportar ese sabor dulce y también una calidad de glucosa de rápida asimilación.

➜Verduras: pocas y generalmente super cocinadas ¿te suena ese hervido de brócoli que no es verde sino marrón?

➜Tubérculos: con un exceso de patata que precisamente tampoco va a aportar unos hidratos de carbono de cadena larga que son los que necesitamos para mantener la glucosa en un continuo.

➜Legumbres: pocas. En la mayoría de los menús infantiles de 0-3 años las legumbres se toman una vez por semana.

➜Cereales integrales o semi integrales: directamente no aparecen. No existen. Y son estos precisamente los que van a aportar dulzor y una fuente de energía de una calidad excelente y de larga duración.

 

 

¿Qué le sucede a un niño cuya fuente de hidratos es el arroz blanco, las patatas, la pasta refinada y el pan refinado?

Pues muy sencillo:

➜Va a tener picos de glucemia altos y bajos (con el consiguiente estrés para el cuerpo y las posibles enfermedades derivadas).
➜Va a tener unas subidas y bajadas de energía.
➜Va a tener unos desequilibrios emocionales donde tan pronto estará super vital y tan pronto no le quedará ni un ápice de energía para moverse y sobretodo va a pedir de toda forma posible que le proporciones glucosa que en su caso será AZÚCAR.

¿Dónde encontramos el sabor dulce?

La incorporación de los distintos alimentos es algo muy relativo que varía en función de los médicos y pediatras con los que cada familia trabaja.

Hay criterios claros y en todos ellos predomina el sabor dulce. Las frutas y las verduras son los grupos de alimentos donde encontramos mayor unidad. Y por otra parte, están las legumbres y también los cereales.

Vamos a ver qué nos aporta cada uno desde el punto de vista que estamos analizando, es decir, la necesidad de disponer de una fuente de hidratos de carbono de cadena larga, que se metabolicen de una manera tal que tengamos aporte de energía estable durante un largo período de tiempo. Y cómo el sentido común nos puede acompañar en para ir incorporando los alimentos una vez que comienza el destete (o la leche de transición).

➜Frutas: el sabor dulce y la rápidez en la asimilación son sus características principales. En este sentido la propuesta es que la fruta la incorporemos de forma gradual, sin hacer grandes mezclas y en cantidades moderadas en función también de la época del año.
➜Verduras: las más dulces las calabazas, zanahorias, boniatos, cebollas, chirivías, coliflor, calabacín, remolacha.
➜Legumbres: en todas las formas y colores, las legumbres en una proporción ajustada son una estupenda fuente de hidratos y de sabor dulce. Por ejemplo un potaje de garbanzos con calabaza y cebolla. Os animamos a sumaros en este sentido a la Semana para el Consumo de Legumbres: sanas y sostenibles .
➜Cereales Integrales: y semiintegrales en los primeros meses (a partir de los 8 meses). Y estamos hablando de arroz semi e integral en todas sus versiones, mijo, trigo sarraceno, quinoa, avena, cebada, cus-cus integral, pasta. Si tuviéramos que elegir no dejéis de usar el mijo, el arroz redondo como fuente de hidratos, de dulzor y de muchos minerales y vitaminas!

Y entonces ¿qué hacemos?

La alimentación en las edades de 0-3 es algo que ocupa y preocupa especialmente y en este sentido es necesario encontrar la forma de sentirnos acompañados y también seguros con lo que estamos ofreciendo.

Si quieres estar informada de cómo ir incorporando alimentos saludables y menús completos con productos de temporada, ecológicos que hagan de este mundo un lugar más sostenible te podemos acompañar.

 

No Comments

Post a Comment